-“Vamos a volar el cachirulo y saltar a la comba”, eran las palabras de Laura durante la fiesta de Boda en Masía Aldamar. -“Eso es lo que se hace en pascua.” Continuaba la frase. Y eso hicimos este domingo de pascua. A primera hora mientras comenzaban sus arreglos de peluquería circulaba en una calle colindante el Ecce Homo hacía la procesión del encuentro. Esta procesión se caracteriza por citar un o unos niños un verso al encuentro de las imágenes, verso que muchas veces a recitado Laura en su infancia. Siempre hemos dicho que nos encantan las bodas en los pueblos, son diferentes, se vive desde el interior, hay mucha complicidad en todos los momentos, es como si mantuviesen el sabor de lo que queda de nuestras raíces.

Nos desplazamos 200 metros para llegar a la sesión de maquillaje. El local ya estaba atestado de invitadas a la boda que la recibían con vítores y brindis. Alternaban croisants del horno de la plaza con cava de Requena, buena combinación para empezar el día. Para llegar la iglesia nos desplamos otros 200 metros más dirección hacia Sagunto. Un grupo de niños del colegio de Laura nos esperaba a la puerta de su casa con pancartas y pompones, sería una comitiva improvisada a toda la que se concentraba en la plaza del pueblo.

Vicent por otro lado se levantaba temprano para recolectar los huevos de sus gallinas, pasar un momento tranquilo con Nelson antes de comenzar su día. Él pasaría sus primeros nervios con su familia y sus animales en su tranquila urbanización.

La comitiva que acompaña a la novia circula por la antigua 320 dirección  a la iglesia, un mercedes miniatura teledirigido conducido por dos sobrinas encabeza el cortejo, el sol acompañaría con su cielo azul todo este feliz día. Nada hacía presagiar este día con el fuerte viento que tuvimos la jornada anterior. La masía está engalanada con todo lujo de detalles. Longanizas de pascua, monas, chocolate, cachirulos, alpargatas y pan quemaos adornan una mesa al final del salón que los invitados irían dando buena cuenta de ella durante la entrada de la noche. Noche que prometía y cumplió expectativas, con una Laura encaramada al micrófono, voz en grito animando a todos los asistentes.

Así fue esta preciosa boda que hoy os mostramos.

SHARE
COMMENTS